Gimnasios de Añatuya siguen solicitando la apertura de sus puertas

En lo que va de la pandemia –que lleva más de seis meses- pudieron trabajar exactamente un mes y medio completo.

Ramiro Garzón, propietario de un gimnasio añatuyense que junto a otros dueños de salones de Añatuya como de la provincia vienen solicitando la apertura para poder trabajar, dialogó con Sur Santiagueño sobre la situación que atraviesan al no poder abrir sus locales.

En lo que va de la pandemia –que lleva más de seis meses- pudieron trabajar exactamente un mes y medio completo.

“Estamos con mucha incertidumbre porque no sabemos cuándo podremos abrir las puertas de los gimnasios. No sabemos qué contestarles a nuestros usuarios que permanentemente nos preguntan. Pero a eso se suma que vamos acumulando deudas porque seguimos pagando monotributo, luz, agua, alquiler. Esto está muy difícil porque en los últimos seis meses y medio solo trabajamos un mes y medio con suerte. Es una situación crítica la nuestra”, contó Garzón.

Los gimnasios añatuyenses cursaron notas a nivel provincial y municipal, incluso intentaron destrabar su situación por medio del Concejo Deliberante y el Comité Sanitario local e incluso adaptaron sus instalaciones a los protocolos de salud aprobados por el Ministerio de Salud Provincial, pero sin lograr el objetivo.

“El 16 de junio volvimos a trabajar con los protocolos pertinentes. Todo se cumplía a rajatabla y entendíamos que haciendo eso podíamos trabajar tranquilos. Luego se dio el primer caso positivo en nuestra ciudad y entendimos que debíamos parar como todas las actividades. Pero al volver muchas actividades vimos como la nuestra se vio afectada a pesar de que somos esenciales para combatir el virus porque gracias a la actividad física se puede fortalecer el sistema inmunológico de las personas. Es vital que podamos volver para que las personas puedan hacer actividad física. Nos consideramos agentes de la salud también”, agregó.

“Seguimos esperando respuestas a las notas enviadas. Dentro del Comité entienden que somos una herramienta para combatir el virus, pero no se entiende porque no hemos vuelto a trabajar aun siendo que, en otras ciudades de la provincia como bandera, Quimilí, Los Juries, Los Telares y otras los gimnasios han vuelto a abrir sus puertas. No entendemos porque no nos permiten trabajar”, indicó.

“Hay gente que vive exclusivamente de esto. Solo estamos acumulando deudas. Pedimos que nos permitan abrir las puertas de los gimnasios para volver a trabajar porque estamos muy mal”, concluyó Garzón.

Más Noticias de hoy