Informe agroclimático del segundo trimestre del 2020 de AER INTA . Zona Bandera

Se puede considerar una campaña agrícola de los cultivos de verano 2019/20 normal a buena, con rendimiento dentro de los promedios normales para la zona.

 Zona de influencia: Bandera

El informe hace referencia a la situación climática de los meses de marzo a junio del

corriente año. Analiza la campaña agrícola (2019-20) de los cultivos de verano (fin de ciclo)

y de otoño-invierno (inicio de ciclo) para el área de los Dptos. General Belgrano y Taboada,

Santiago del Estero.

Su objetivo es analizar la evolución de las variables climáticas y el comportamiento de los

cultivos agrícolas estivales (campaña 2019/20), para que la sociedad se mantenga

informada. Para ello se nutre de información generada a partir de la EMA de AER Bandera

y Los Juríes y el período comprende los meses de marzo a junio del 2020 y se los relaciona

con el comportamiento de los cultivos estivales de la campaña agrícola (2019/20). Las

variables utilizadas son: temperatura máxima y mínima del aire (°C) a 2 m de altura,

temperatura del suelo (°C) a 10 cm de profundidad, dirección y velocidad de viento (km/h) a

2 m. de altura, humedad atmosférica (%), precipitación mensual (mm) del periodo julio 2019

a junio 2020 y el registro de valores promedio mensual históricos de 98 años de Bandera,

nivel del agua freática (m) en dos sitios y la altura del rio Salado (m) a nivel del puente

sobre sobre R.P. N° 43.

Análisis de las variables climáticas

Temperaturas: Las temperaturas máximas comenzaron a descender a mediados del mes

de marzo en forma gradual, con fluctuaciones semanales y registros sobre los 31 °C a

mediados del mes de junio.

Las temperaturas mínimas registraron la misma tendencia de descenso, con heladas

Fisiológicas durante la primera semana de junio (0,2 °C) sin afectar a los cultivos. La misma

fue la primera helada del año 2020, siendo esta fecha, normal para la zona (helada

Temprana primera semana de mayo).

Del mismo modo que la temperatura máxima y mínima del aire, la temperatura del suelo

(Registrada a 10 cm de profundidad), presentó una tendencia en (Figura.1), lo que permitió

el comienzo temprano de la siembra de trigo (fecha normal para la zona es mayo) sobre

Rastrojos de soja.

Dirección y velocidad del viento: se observó que el viento registró una dirección

Prevaleciente del sector sur y noreste, con velocidades máxima diaria sobre los 13 km/h,

Durante fin de mayo. Las dos direcciones antes mencionadas, favorecen la aparición de

Focos de incendios; vientos con dirección sur, provocan el descenso de la humedad de la

Atmosfera, y los vientos de dirección noreste, elevan las temperaturas diurnas creando un

Escenario climático propicio para la formación de incendios de campos

Humedad de la atmosfera: durante la primera semana de mayo, la humedad del aire

descendió por debajo del 50%, con algunas oscilaciones. Esto es propio de los vientos con

dirección sur, que se caracterizan por poseer bajo contenido de humedad y por tal motivo

reducen la humedad del ambiente en su trayectoria

Precipitación: los primeros 3 meses del año 2020 registraron valores que superan el

promedio histórico, en cambio, se observó una situación diferente para los 3 meses

siguientes (abril-mayo-junio), donde las precipitaciones registradas estuvieron por debajo

del promedio mensual histórico

Napa freática: la napa es registrada en dos freatimetros colocados estratégicamente hacia

el sector norte y sur de la ciudad de Bandera. Desde mayo de 2019, se evidenció un

descenso del nivel freático en el freatimetro colocado en el sector Sur, AER INTA Bandera,

próximo a la ciudad, En cambio, en otros sectores, como el freatimetro colocado en el

campo del Sr Ledesma, (8 km al norte de Bandera y a 15km al Oeste de Bandera). La napa

permaneció en superficie hasta fines de agosto. En este último caso se observó la

permanencia de la napa sobre la superficie del suelo por un periodo mayor a 4 meses,

debido a precipitaciones abundantes de 1° cuatrimestre de 2019. La tasa de descenso de

la napa fue progresiva hasta dos días posterior a la precipitación intensa registrada el 21 de

enero de 2020 (96 mm). El descenso registrado hasta el 23 de enero del corriente año, se

estima que fue ocasionado por dos factores agroclimáticos: la escasa precipitación (en los

meses de agosto, octubre y diciembre de 2019); y por el aumento de la demanda de agua

por el ambiente (ascenso de las temperaturas de primavera y el incremento de hectáreas

sembradas de cultivo de invierno y primavera de 2019).

Las precipitaciones registradas (139 mm) desde el 21 de enero al 5 de febrero de 2020,

provocaron el ascenso de la napa en 1,14 m, quedando a solo 0,81 m de la superficie del

suelo en el área de la AER Bandera. En cambio, en el sector norte la napa se mantuvo

cercana a la superficie del suelo, provocando anegamientos temporales a causa las

precipitaciones ante mencionadas.

El nivel de la napa después de estar en superficie a mediados del mes de febrero en

algunos sectores, descendió bruscamente superando el 1,50 m, posiblemente por la

escasa precipitación de los meses de abril mayo y junio 2020 y el consumo de los cultivos

de verano. No obstante los lotes quedaron afectados por el paso de las cosechadoras y

tuvieron que ser roturados con rastras livianas para la posterior siembra de trigo de la

actual campaña

Nivel de agua Rio Salado: El registro es tomado sobre el puente de la RP N° 43. El nivel

del rio desde mediado del año pasado con un registro de 2,80 m. se mantuvo en descenso,

hasta los primeros días de enero de este año, que comienza a ascender con las lluvias de

enero y febrero y a partir de los primeros día de mayo manifiesta un brusco descenso

llegando a niveles de 0,77 m, debido a la falta de aporte de precipitaciones en la parte alta

de la cuenca. El seguimiento del nivel del rio es de suma importancia para la toma de

decisiones de manejo en la actividad ganadera, ya que una gran superficie potencialmente productiva de ambos márgenes del rio, el agua para consumo animal es provista por

canales y sistemas de bombeo desde el cauce, y en estaciones de invierno-primavera por

el descenso del nivel, la calidad por concentración de sales totales baja a niveles extremos

de aceptación del consumo (2,9 gr/L de sales totales, junio 2020).

Con información de su nivel y pronósticos de precipitaciones en las provincias que

componen la cuenca alta del rio, se puede definir estrategias de manejo de la actividad

ganadera en situaciones de previsiones de bajos niveles (

Evolución de los de los cultivos de verano campaña 2019/2020, zona Bandera y Los

Juríes.

Soja: Los lotes de soja de primavera (sembrados en octubre) de GM 5-6, se cosecharon el

100 % con rendimiento promedios de 31 qq/ha. Es destacable la presencia de granos

verdes, causado por estrés térmico de las altas temperatura del mes de enero que le

provocaron un acortamiento del ciclo de llenado de grano y mermas en la calidad del grano

(granos verdes).

Se observó en la zona lotes muy enmalezados con yuyo colorado (Amaranthus sp.) y sorgo de Alepo (Sorghum halepense) resistentes. También se observó presencia importante de chinches (Nezara sp.; Edessa sp.) a fines de enero y principio de febrero. Algunos lotes de soja que se pudieron cosechar a fin de enero, fueron inmediatamente sembrados con maíz. Lotes de soja de segunda, sembrados en diciembre 2019 y enero 2020, se cosecharon en su totalidad, si bien soportaron problemas climáticos como estrés hídrico (2° quincena de febrero – hasta el 25 de marzo) y ataques de chinches, los rendimientos fueron aceptables con promedios de la zona en los 30 qq/has. Con una superficie total de las dos fechas de siembra entre 270 a 290.000 has. aproximadamente. Maíz: Lotes sembrados temprano (septiembre-octubre) se cosecharon en su totalidad con buenos rendimientos que superaron los 80 a 90 qq/ha. Sin problemas climáticos y plagas. En su mayoría en lotes ubicados dentro del Dpto. Taboada hacia el norte de la ciudad de Bandera. Los lotes sembrados en diciembre 2019 y enero 2020 se encuentran cosechados en un 95%, con rendimientos promedios menores a los tempranos de 80 qq/ha, debido a la falta de precipitación al final del ciclo. Con una superficie entre las dos fechas de siembra entre 100 y 120.000 has, aproximadamente. Algodón: en esta campaña la mayor superficie estuvo concentrada a lotes correspondiente a productores medianos, en menor medida de grandes y pequeños productores. Se observó ataques de picudo (Anthonomus grandis), que fueron controlados con 2 a 3 aplicaciones de insecticidas durante el ciclo del cultivo. Se observó en algunos lotes sin rotación, daños de Broca de la raíz o del cuello (Eutinobothrus brasiliensis), con el consecuente problema de cosecha con el sistema stripper, debido al arrastre de plantas por la plataforma de la maquinaria al desprenderse la planta a la altura de la raíz. Los rendimientos rondaron los 25 y 30 qq/ha con buena calidad de fibra. Sorgo: en la zona los lotes sembrados con sorgo fueron muy escasos, con rendimientos de 50 qq/ha. Recomendaciones para la época de incendios De acuerdo del análisis de las variables climáticas actuales (escaza precipitación, humedad ambiente baja) y el abundante enmalezamiento (material vegetal seco=”combustible”) de las banquinas de caminos y rutas, cortafuegos sin mantenimiento; todos estos son factores que aumentan la probabilidad de focos de incendios. En caso de producirse accidentes de fuego en los rastrojos en los lotes de maíz, sorgo en barbecho químico, cortinas de monte y banquinas, la situación puede llegar a ser incontrolable si no se adoptan medidas de prevención. Por lo que se recomienda el mantenimiento de cortafuegos con rastras de disco alrededor de los lotes, cortinas de monte, y el mantenimiento (desmalezado mecánico) de banquinas y cunetas. Conclusiones: Se puede considerar una campaña agrícola de los cultivos de verano 2019/20 normal a buena, con rendimiento dentro de los promedios normales para la zona. Los lotes que no superaron los valores de los promedios, se debió a problemas de manejo y no tanto a factores climáticos, salvo la soja primavera con baja calidad por granos verdes debido al estrés térmico de fines de diciembre y principios de enero, los rendimientos fueron aceptables (31 qq/ha).

Más Noticias de hoy