Talleres General Belgrano está al día con sus cuentas pero se quedó sin reservas

Efectos de la pandemia en los clubes de Añatuya.

A casi seis meses del inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio que paralizó al país entero en todas sus actividades, Sur Santiagueño dialogó con Patricia Gil, presidente del club Talleres General Belgrano para conocer la situación que atraviesa esta institución de nuestra comunidad.

Lo primero que explicó la dirigente es: “Actualmente estamos sin reservas. Todo lo que se recaudó por alquiler de cancha en enero, febrero y parte de marzo sirvieron para pagar impuestos, seguros, honorarios de contador y otros detalles. Tuvimos una asamblea que fue de cierre de ejercicio del año pasado y se realizó a principio de este año. Todo eso implica gastos y quedamos ahí”. Relató que el club está al día en luz, agua e impuestos municipales. “Tenemos una habilitación vencida en julio por el aislamiento pero una vez que se habilite el funcionamiento de los servicios normalizaremos para que se nos renueve la habilitación”, indicó.

Patricia Gil adelantó que acudirán al Municipio para solicitar que sean tenidos en cuenta estos meses de inactividad y les reconozcan desde marzo hasta aquí para poder renovar la habilitación.

“La cuota social no se cobró este año aunque son pocos los socios que tenemos. Todo a raíz de esta situación sigue siendo muy complicado. Tampoco tuvimos ayudas el año pasado y este año tenemos un subsidio en puerta que es para comprar el termómetro de mano para tomar temperatura como parte del protocolo, cambiar lámparas, colocación de leeds para bajar el consumo energético. Son 60 mil pesos con los que ayuda la Nación. Está hecho el expediente y falta que nos acrediten el dinero aunque eso estará después que presentemos una de las actas certificadas para lo cual ya hemos realizado el pedido en Personas Jurídicas. Ese será el único ingreso que vamos a tener este año”, indicó la dirigente Ferroviaria.

“Ahora hay una iniciativa del Municipio de colaborar con las instituciones y eso me parece muy bueno porque tenemos un costo muy alto para mantener los clubes. Apuntaremos a limpiar nuestro predio debido a que la maleza ha crecido y limpiar por nuestra cuenta resulta muy costoso”, agregó.

Consultada sobre como avizora el futuro, una vez que se normalicen las actividades como la práctica deportiva, Patricia Gil opinó: “Una vez que termine el aislamiento la concurrencia y uso de las instalaciones será automática. Lo que va a demorar más será la reactivación de las obras pendientes en el club y tendremos que ver como retomamos esos proyectos. En el 2019 hicimos algunas y otras quedaron para el 2020 para darles beneficios a los socios y sus familias. Este año no se pudo hacer nada”. En la dirigencia apuntan a brindar nuevas comodidades a los socios y familias para que el club sea lugar de recreación y permanencia de las mismas.

Patricia Gil dejó dos pedidos para lograr la reactivación de los clubes cuando todo se normalice. “Si trabajamos con el Municipio, las instituciones vamos a salir adelante y no será tan costoso” indicó como primera cuestión. “Sería importante que nos podamos comunicar los directivos de cada institución, las legalmente constituidas como las que están en trámite y ver la manera que podemos ayudarnos, sea gestionando algún beneficio, tramites y poner en común nuestras capacidades y recursos. El beneficio será para el pueblo en general. Las comisiones estamos de paso, lo que recibimos lo tenemos que mejorar y darle un valor agregado. Por eso es importante trabajar juntos para mantener las historias de las instituciones y que sigan trabajando y creciendo. Tenemos que comunicarnos para que todos accedamos a numerosos beneficios y eso va a ayudar para que salgamos adelante”, concluyó.

Más Noticias de hoy