El precio de productos de almacén bajó mínimamente y subió el de la carne y verduras

En mayo, una familia tipo necesitó $ 42.260,68 para no quedar bajo la línea de pobreza, según el relevamiento mensual de precios del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi). Según precisa el informe, en ese periodo, los productos de almacén bajaron un -0,02%, las frutas y verduras subieron 1,76% y el rubro carnes tuvo un ascenso del 2,71%».

Los datos corresponden a los precios de las Canastas Básicas tomados por el Índice Barrial de Precios (IBP) en 280 negocios de 50 barrios de la capital santiagueña. La directora del organismo en Santiago, Alejandra Monjes Rosales, explicó que el monto mencionado es lo que precisa una familia de cuatro integrantes para cubrir sus necesidades básicas durante un mes.

La es cifra muy superior a la de igual periodo de 2019 cuando se requería $27.189,65 para los mismos gastos. Lo que significa un aumento interanual del 55,43%. En treinta días la Canasta Básica Total (CBT), que abarca transporte, salud, indumentaria, educación, entre otras, tuvo un aumento moderado del 0,36% en relación al mes anterior».

«Para cubrir los alimentos esenciales (Canasta Básica de alimentos CBA), la misma familia en mayo del 2019 precisó $ 10.919,54. En relación al mes anterior el grupo familiar necesitó $16.776,06 y para el mes de mayo aumentó a $16.972;16 lo que representa en términos porcentuales un variación mensual de 1,17% para no caer en la indigencia», señaló Monjes.

El director nacional del ISEPCI, Isaac Rudnik y el coordinador nacional del Índice Barrial de Precios, Juan Fresno plantearon: “Tras once meses ininterrumpidos con aumentos, en mayo los precios de los alimentos no dan tregua».

“Los precios de mayo están mostrando una fuerte desaceleración, que hay que ver si se sostiene en los próximos meses, en los que seguramente no habrá aumentos importantes de costos ni incrementos en la demanda, ya que los ingresos de las familias se vienen deteriorando significativamente, pero puede hacerse sentir la presión alcista de las diversas variables del valor del dólar», indicaron.

«Lo que seguramente no hay que esperar que esta tregua en los aumentos pueda ser aprovechada por las familias para recuperar consumos que fueron restringidos en los últimos meses, porque paralelamente los/as jefes y jefas de hogar vienen sufriendo despidos, suspensiones y rebajas salariales, de la mano de una fuerte recesión que se va extendiendo y profundizando día a día”, reflejaron.

Más Noticias de hoy