El glorioso “Calamar” añatuyense cumple hoy 65 años de vida deportiva

Pedro Saslaver es presidente de la institución desde fines del 2010.

El Club Atlético Platense de Añatuyanació el 29 de marzo de 1955 por lo que este domingo socios, simpatizantes, dirigentes y futbolistas celebran los 65 años de vida de esta institución que supo vestirse de gloria en numerosos momentos de su historia. Lamentablemente, el contexto que atraviesa el mundo no permitirá la celebración merecida.

Los memoriosos cuentan que el club nació por la inquietud de unos vecinos de la zona sur de Añatuya, quienes se reunieron en una vieja casona, ubicada en la intersección de avenida 25 de Mayo y Gobernador Barraza, dándole nacimiento al glorioso Platense. En el mencionado solar, se reunieron Juan José Ferreyra, Juan Ibáñez y José Calazán Cisneros, ya que habían recibido una invitación de la Liga Añatuyense de Futbol, en mérito a la gran cantidad de futbolistas que tenía el barrio.

Se produjo un debate para ver qué nombre le imponían a la institución, primando la idea de don Ibáñez, quien pidió por Platense, por ser simpatizante del “Calamar” porteño y así quedaba bautizado el nuevo club añatuyense.

El incipiente instituto deportivo, por decisión unánime de sus fundadores, adoptó los colores de su par de Capital Federal, que por ese entonces ya hacía historia en la Asociación del Fútbol Argentino. El primer espacio físico que identificó al nuevo emprendimiento deportivo fue la cancha situada en 9 de Julio y Manzione.

Platense se afilió a la Liga Añatuyense de Fútbol y rápidamente entró a ser protagonista y gran animador de los certámenes oficiales. El primer título llegó en el año 1963, cuando en una final que aún es recordada por la afición, el “calamar” alcanzó la gloria al derrotar a Talleres General Belgrano, tras una electrizante serie jugada en el estadio tallerista.

Más de la rica historia

Poco se ha escrito y por lo tanto pocos conocen sobre como lograron los clubes añatuyenses tener su cancha propia. Hace poco tiempo, Don René Bravo, ex presidente y futbolista de Platense contó detalles sobre cómo pudieron comprar el terreno donde actualmente tiene su cancha el club porque como Platense no tenía nada propio podía ser desafiliado de la Liga Añatuyense por entonces. “Nos propusimos comprarlo y con la venta de Darío “Puchi” Quiñones a Mitre pudimos pagar los 8 millones que debíamos al comprar el predio en 10 millones a don Triester Tonani”, contó el ex dirigente.

“Cuando me fui a Comercio mi club Platense me cede el pase a préstamo por un año. Al año siguiente voy a Mitre donde juego y vienen los dirigentes hasta Añatuya para hacer uso de la opción y me compran el pase. Gracias a esa venta el club tiene este predio”, contó Darío “Puchi” Quiñones sobre su protagonismo para el actual predio del club.

¿Qué le produce haber sido parte de ese histórico momento para el club? Contó Quiñones: “Es un halago. Algunas veces me decían que podía haberme quedado con esa plata, pero tengo una inmensa felicidad que compartimos toda mi familia al tener ese gesto de dejarle al club todo lo que resulto producto de la venta de mi pase. Es algo que me llena de orgullo. Nunca me voy a olvidar de esos momentos. Viajamos con los dirigentes de Mitre y en la casa de Don Bravo que vivía en la avenida Manzione, que era el presidente por entonces, se pudo hacer la operación. De esa forma pude ser jugar de Mitre y dejarle algo importante al club Platense”.

El presente encuentra al “Calamar” como el único club local que tiene representación en todos los torneos locales. Dos equipos en el C40 y dos en el C50 de la Liga de Veteranos, un equipo en el Torneo Barrial del Centro Recreativo San Jorge, divisiones juveniles y fútbol femenino además de un equipo dispuesto para la competencia en la Liga Añatuyense a la espera de la normalización de esta entidad.

Más Noticias de hoy