Le prometió a su papá continuar con la venta de los pebetes y en pocas horas vendió todo  

El pasado viernes 13 de junio miles de comentarios inundaron las redes sociales para despedir a don Miguel Rojas, un conocido vendedor ambulante santiagueño, con sus clásicos sándwiches y cubanitos, una postal típica del centro capitalino.

Ese día, su hija Julieta escribió un emotivo posteo en su cuenta de Facebook. “Me toca perder al hombre que me enseñó los valores de la vida, a ser la persona más humilde y tenga lo que tenga a trabajar duro para poder lograr mis metas”, escribió sobre su papá, y desde ese día, prometió aprender de él y a realizar sus riquísimos pebetes para no dejar caer el emprendimiento.

“Él me pidió que no deje caer su negocio que con esto nos brindó muchísimas cosas y no tengo duda de eso!! Les vengo a ofrecer pebetes de pollo a $200 cada uno, o 2 X $300 voy a llevar a domicilio. El sueño que no dejara caer será tener el local que él siempre quiso tener solo de pebetes en variedades. Te amo papá, voy a cumplir exactamente todo lo que te dije”, escribió Julieta Rojas.

En cuestión de horas, Julieta vendió todos los pebetes que había publicitado desde la red social, y agradeció el gesto de todos los santiagueños y santiagueñas para que el emprendimiento de pebetes no se caiga y continúe adelante en memoria de su padre y como una fuente de ingreso para la familia.

Más Noticias de hoy