Greenpeace y el Mocase alertan sobre la pérdida de monte

El Norte argentino fue blanco de desmontes durante todo el aislamiento social. Greenpeace y el Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE) alertaron hoy acerca del daño medioambiental y a las comunidades que esto puede provocar.

“Si no estuvieran los campesinos e indígenas organizados, hubieran destruido todos los bosques en Santiago del Estero, como sucedió en Córdoba, donde solo queda el 3% de los bosques. Hay que reconocer y respetar al campesinado y a los pueblos originarios como sujetos productivos, sociales y de la cultura, cuya capacidad productiva integral es fundamental en tiempos de pandemia, y frente al efecto negativo de la producción industrial, feedlots y monocultivos. La producción campesina es garante del 80 % de la alimentación del mundo”, afirmó Deolinda Carrizo, desde el Mocase.

Asimismo, la coordinadora de la campaña de Bosques de Greenpeace, Noemí Cruz indicó: «cuando hablamos de desmontes, hablamos de destrucción del ámbito de vida de los campesinos».

De acuerdo a dato de Greenpeace, Santiago del Estero es la provincia con mayor deforestación en las dos últimas décadas. Entre 1998 y 2018, perdió 1.879.982 hectáreas de bosques nativos. Y la principal causa de los desmontes es el avance de la frontera agropecuaria (ganadería y soja).

Más Noticias de hoy