En la “Ciudad de la Amistad” cerró el ciclo de cine y presentación de producciones en la provincia

“Los personajes existen, no los construyo trato de encontrarlos, mostrarlos y que ellos cuenten la historia” En la “Ciudad de la Amistad” cerró el ciclo de cine y presentación de producciones en la provincia.

El martes, en el centro cultural “Sala Pocha Ramos” se llevó a cabo la proyección del documental “El caído del cielo” producido por el cineasta, Modesto López. El encuentro estuvo organizado por la Secretaria de Agricultura Familiar de Santiago del Estero y contó con la presencia de estudiantes del nivel superior, docentes y público en general.

La tarde calurosa transcurría tranquila en la ciudad, los rayos del sol se intensificaban haciendo notar la presencia de las altas temperaturas. En la vereda alta de la calle La Rioja un pizarrón anticipaba el espectáculo “Hoy cine” y desde el exterior se apreciaban los preparativos para la reproducción de la pieza audiovisual dirigida por Modesto y producida por Marta de Cea, su esposa, compañera de trabajo y de vida.

Es necesario tener en cuenta que Modesto, además de su formación actor, es productor discográfico y de espectáculos, editor y cineasta. Nació en España y a los 5 años su familia se trasladó a Argentina, donde vivió casi treinta años. En los años setenta, luego de haber recorrido el continente y bajo amenaza durante el proceso militar, se radicó en México.

Minutos antes del evento, alumnos y alumnas de 1° año de la Tecnicatura en Comunicación Social articularon una entrevista con el flamante productor para conocer su formación, trayectoria, su vida y recibir alguna sugerencia que los y las acompañe en su recorrido de formación profesional.

Los y las estudiantes se ubicaron en las primeras filas y en el centro se encontraba Modesto dispuesto a responder. Luego de la presentación formal de los y las jóvenes las miradas y escucha atenta estaba puesta en las respuestas del cineasta, quien contestaba fluidamente, dejando su experiencia en cada respuesta. También participaron de oyentes la docente de cátedra y los organizadores.

Su discurso se extendió en la medida en que se adentraba a cada pregunta dejando al descubierto su profesionalismo, calidad de exposición, oralidad y buena memoria al mencionar libros, autores, personas y lugares transitados. Con todo esto, el interés del auditorio creció.

Una vez concluida la entrevista, los y las alumnos/as se dispusieron a esperar la llegada del resto de los espectadores/as. La sala acondicionada con filas de sillas blancas, equipos de sonido y proyección estaba dispuesta para la presencia limitada de personas. La música de fondo deleitaba con folclore acompañando a las primeras personas.

El Caído del Cielo empezaba a asomar

Una vez ocupados la mayoría de los asientos, tomó la palabra el organizador, Carlos Petrucci haciendo énfasis en que la presentación de producciones fue un trabajo conjunto con la cátedra de Derechos Humanos de la Universidad Nacional. Especificó que esta gira permitió que los documentales de Modesto López no solo se vean en la Sala, sino también en otros países y en el caso de Santiago del Estero recorrieron instituciones en capital, luego en Pozo Hondo, Atamisqui, y por último, la “Ciudad de la Amistad”, en donde se dio el cierre al itinerario del cine.

“Lo que tiene de especial esto es que hoy en día es muy difícil poder ver un documental y tener la posibilidad de que su director esté presente para tener un diálogo, y realmente es una alegría, estoy agradecido por eso”, expresó el coordinador.

Seguidamente, cedió la palabra a la profesora Graciela Córdoba que realizó la presentación del director con la lectura de su biografía y se detuvo en datos importantes que permitió al público conocerlo profundamente.

Al finalizar, luego de un estallido de aplausos las luces se apagaron y el vislumbre de la pantalla iluminaba el rostro de los/as espectadores/as que esperaban ansiosos/as el inicio del documental.

El silencio abrumó por un momento. Empezó a reproducirse por unos minutos la pieza audiovisual hasta que los desperfectos técnicos se hicieron notar en la desincronización del audio con el video. Luego, se escuchó la voz de Modesto de fondo que solicitó a los organizadores que intenten solucionarlo para poder apreciar con claridad el documental.

El inconveniente se resolvió a la brevedad y nuevamente se apagaron los murmullos para disfrutar del video. Mientras se visualizaba, el público compartía sus refrigerios sin apartar la vista de la obra, fascinados por claridad en la imagen y sonido.

Se pudo apreciar en “El caído del cielo” la historia de Tomás Francisco Toconas, un campesino de Tucumán que en 1975 se unió a las filas del Ejército Revolucionario del Pueblo (E.R.P) y fue convertido en santo popular por los pobladores de la localidad santiagueña de Pozo Hondo, lugar donde su cadáver fue arrojado desde un helicóptero militar tras haber sido torturado.

El testimonio de las personas allegadas a Tomás causaron una fuerte emoción en los presentes que no pudieron contener las lágrimas, las sensaciones erizaban la piel del público.

En el momento en que terminó la historia los créditos se deslizaban rápidamente anunciando la conclusión del audiovisual, sin embargo, las personas anonadadas no se percataron de aplaudir, esperando más.

Acto seguido, se encendieron las luces, Modesto apareció precipitadamente por detrás de las cortinas, con los ojos humedecidos y una larga lluvia de aplausos inundó la sala. El cineasta asintió varias veces con la cabeza expresando su gratitud.

Posteriormente, el profesional abrió un espacio de reflexión y comentarios para que las personas pudieran manifestar sus apreciaciones sobre la obra. El silencio esta vez incómodo nuevamente se hizo presente, por lo que Modesto con tono burlón y dirigiendo la mirada a los y las alumnos/as que le hicieron la entrevista dijo: “Ustedes que me preguntaban tanto ahora están callados”, las risas descontracturaron la tensión y empezaron a fluir los comentarios.

Estudiantes del profesorado en Lengua y Literatura, futuros/as técnicos en Comunicación Social, docentes y amantes de la cultura allí presentes, destacaron del documental, lo impactante de los testimonios, la narrativa, la parte estética en cuanto a lo audiovisual, y la importancia de recordar los acontecimientos dolorosos de la historia del país.

Por su parte, Modesto contó que la producción de la obra fue un trabajo de tres años de investigación y lo complejo que fue conseguir la información, puesto que, el miedo todavía sigue presente en los familiares y se ve reflejado en los testimonios. Luego, agradeció las palabras y la presencia del público, ganándose el último aplauso de la noche.

Finalmente, los y las alumnos/as, en grupo e individualmente, se sacaron fotos con el cineasta y en cada sonrisa se reflejaba la dicha de contar con su presencia.

La gira concluyó con una guitarreada a puro folclore entre palmas, risas, cantos y aplausos al finalizar cada canción.

Por Milagros Santillán.

Más Noticias de hoy