Aseguran que una familia de Quebracho Pobre “debe resistir un injusto desalojo”

“La familia de Noemi hoy en día sostiene en los campos de Quebracho Pobre su producción de cabras, vacas, caballos, burros, de manera agroecológica, brindando alimento sano para el pueblo de Sumampa”, señalaron desde el Mocase VC.

Desde el Mocase Vía Campesina, informaron que, en la comunidad de Quebracho Pobre, (Quebrachos), la familia de Noemi Rojas “debe resistir un injusto desalojo a pesar de tener la posesión efectiva del lugar desde hace más de 20 años”.

“La razón es un juicio perdido debido a la inexistente defensa ejercida por el abogado Eugenio Mariano Chavarria, quien vendió los derechos de las familias de Quebracho Pobre de manera inoperante”, señalaron.

Por otro lado, rememoraron el conflicto territorial de La Totorilla (Depto. Ojo de Agua), a “Raúl Báez, y a su hijo Mauro Báez, quienes sometieron a los integrantes de la comunidad a técnicas represivas como el llamado «submarino», utilizada en la dictadura militar, sumergiéndolos en agua congelada además de todo tipo de abusos y violencia tanto física como sexual y psicológica”.

Indicaron que la primera persona “está involucrado en causas de derechos humanos y como autor intelectual en el asesinato de Ana Mendoza, una de las integrantes de la comunidad”.

Con respecto al conflicto en Quebracho Pobre señalaron “La familia de Noemi hoy en día sostiene en los campos de Quebracho Pobre su producción de cabras, vacas, caballos, burros, de manera agroecológica, brindando alimento sano para el pueblo de Sumampa”.

Por tal motivo, recordaron que la organización campesina estará en alerta permanente para movilizar en Sumampa, en caso de volverse efectivo el desalojo.

Más Noticias de hoy