Selva despide a Don Yaco, el sodero del pueblo

El cielo selvense que lo vio transitar hoy llora en forma de lluvia como queriendo despedir a su gran amigo, el querido Santiago «Yaco» Anaya, uno de los primeros soderos de la ciudad.

Infaltable personaje de nuestra comunidad en su carro pintado de un flamante azul y oro, los colores de su Boca Jr., repartió su producto por décadas, desde los 12 años y al final de su trabajo ya avanzado en edad lo hacía acompañado de su nieta; fue uno de los fundadores de la “sodería” de Selva un 21 de agosto del año 67´ quien elaboraba su producto con agua de lluvia, nos relataba su hijo Gustavo muy emocionado.

Su nieta Tamara quien lo acompaño desde los 11 años nos decía “Mi abuelo empezó con la sodería en el año 1967 junto a Juan Savore (su sobrino), sus primeros clientes fueron los Mori, a los cuales se les llevaba la soda caminando, tiempo después compro «La Chata y los caballos»; sus colores al principio fueron celeste y cremita, pero el fanatismo por el azul y oro se plasmaron en ella poco tiempo después y desde ahí hasta el último reparto de soda”.

Toda una generación se nutrió de su trabajo, su hijo sus nietos una vida de trabajo, responsabilidad, dedicación, respeto y sobre todo honestidad; para su esposa Doña María fue “el sodero de mi vida”

Tomamos palabras expresadas por el Municipio Selvense para despedir a este vecino «Don Yaco fue personaje infaltable por décadas de nuestras calles, quizás hizo de su profesión una excusa para estar cerca de los vecinos y tener siempre un saludo, unas palabras de aliento, de buen ánimo para los demás».

Más Noticias de hoy