Un restaurante santiagueño creó un “hotel de bichos”

Amasijo se caracteriza por ser un restaurante sustentable, donde los platos incluyen frutas y verduras cosechados en una huerta propia y, los que se compran son de productores que no utilizan químicos en su trabajo. Entendiendo que un ecosistema fuerte será lo que sostenga sus siembras, el local hizo una “casa de insectos” en su huerta.

“Muchos de ellos contribuyen a polinizar y se alimentan de los parásitos. Por lo tanto son super importantes para el ecosistema”, explican los propietarios del restaurante en una publicación acompañada de una foto del “nido”.

Por fortuna, la iniciativa ecológica está dando buenos resultados y buenos augurios. Según precisaron ya aparecieron las vaquitas de San Antonio que además de “traer suerte”, según el imaginario popular, son depredadoras de plagas. “También las traemos si las encontramos por ahí. Tener un refugio ayuda a que no se vayan”, señalaron desde Amasijo.

La aparición de este colorido bichito – agregaron- “es un indicador también, de que en una huerta conviven distintas especies. El uso de químicos no haría viable este sitio de convivencia. Así que cuando veas bichitos en una plantación, es un buen indicador”, plantearon.

Más Noticias de hoy