El básquet de Añatuya sintió la partida de Daniel Veloso, uno de los grandes animadores locales

El básquet añatuyense sabe cuán importante fue para Añatuya y este deporte la figura Don Daniel Veloso. El jueves nos enteramos de su fallecimiento y desde entonces hemos reunido varios testimonios de lo que fue Don Daniel y de cuán importante es el legado dejado a las nuevas generaciones de añatuyenses que aman el básquet.

Don Daniel fue el primero en enseñar en una escuelita de básquet que funcionó en la Sociedad Italiana, al fondo de su casa, con bastante concurrencia de chicos de todos los barrios. También fue muy buen jugador y solía armar equipos para viajar a jugar en Tostado, Bandera, Suncho Corral, Quimilí y otros pueblos que conocía como ferroviario.

“Era el que mantenía la llama del básquet”, recordó una fuente consultada. Según averiguamos en su juventud jugó de Talleres, donde du papá era dirigente.

“Don Veloso era un adelantado a su tiempo. Ese pase de mirar a un lado y tirar a otro él ya lo hacía hace muchísimo. Organizando el juego, por ejemplo, a veces paraba el juego y les decía a los muchachos que errores cometían. Esas cosas se le ocurrían. Era un personaje”, recordaron.

Junto a Lito Ismail, el maestro Coria, Checha Benites, Tirso Olmos, Tito Vega, Dante Ruperto Vega, y el Chaqueño Orlando Luna, formaron una asociación que en los años 80 realizaba los torneos comerciales y los torneos de barrio e incluso participaron en campeonatos provinciales y lograron realizarlo en Añatuya entre los años 79 y 80.

Don Daniel junto a su esposa y Dadi, uno de sus hijos.

Como jugador Daniel Veloso jugó hasta grande y siempre del barrio Centro junto a muchachos menores que él, como sus hijos, Rúa, el Gordo Mansilla y muchos otros.

A tal punto le gustaba el básquet que siendo maquinista del ferrocarril en sus viajes seguidos a Quimilí llevaba muchachos de Añatuya para jugar al básquet con los locales.

Más Noticias de hoy