Tadeo Andriani, el joven rugbier santiagueño que hace historia en la tierra de los All Blacks

Tadeo forma parte del equipo U19 de Canterbury, una selección provincial profesional de Nueva Zelanda.

“Cuando tenía cuatro años comencé a jugar y mi sueño dorado fue siempre jugar en una liga de prestigio internacional”. Estas fueron las primeras palabras de Tadeo Andriani, un joven rugbier santiagueño que hace varios años emigró a Nueva Zelanda en busca de hacer realidad su sueño y lo está concretando en la propia tierra de los All Blakcs, el mejor seleccionado de Rugby del mundo.

Tadeo, como cientos de niños y jóvenes santiagueños, comenzó a jugar en el Santiago Lawn Tenis Club a los 4 años de edad. “En 2017, durante un partido en el cual jugaba para el club, Juanjo Mosso, nos comentó que su hijo Diego, mi compañero de división, viajaría a Nueva Zelanda a una academia de rugby”.

Agregó: “En ese momento, nos preguntó, junto con mis padres si me gustaría vivir esta experiencia, a lo que inmediatamente respondía que si. Ese es mi sueño dorado, le respondí».

Por su edad, Tadeo fue al IRP, cuyo representante en Argentina es Ricardo Marinelli, quien hizo las gestiones pertinentes. Cuando viajó a Nueva Zelanda, allá lo esperaba Mark Ealey, en Chrischurch, quien se convertiría en su gran entrenador, dentro y fuera de la cancha; además gracias a él llega a formar parte de la familia McLeod, quienes son sus padres de corazón.

“En 2017-2018 estuve en el Burnside High School y en 2019 en el St. Bede’s College como parte del programa. Además, participé del entrenamiento de los Crusaders Juniors U18 y en el corriente año vistió la camiseta 34 de los New Brighton’s Colts”, comentó.
En la actualidad, quizá muy cerca de la cúspide de su sueño dorado, Tadeo forma parte del equipo U19 de Canterbury, una selección provincial profesional de Nueva Zelanda que representa a la Canterbury Rugby Football Union.

Es un gran orgullo para mí vestir esta camiseta, ya que muchos rugbiers de todo el mundo anhelan poder hacerlo y yo estoy cumpliendo ese sueño. Es una experiencia inolvidable para toda mi familia, porque todos disfrutamos de este momento”, indicó.

Finalmente, envió un mensaje a todos los jóvenes santiagueños: “En base a sacrificio, responsabilidad y dedicación, todos los sueños se pueden cumplir. Los chicos que recién comienza a jugar al rugby en Santiago, tienen que tener bien en alto no sólo los valores que te inculcan en tu club, sino también en el seno familiar, que te permiten ser, además de buen jugador, una buena persona”.

Más Noticias de hoy