Zorrinos de Añatuya invitan a colaborar para hacer sonreír a los niños

Zorrinos de Añatuya es una agrupación de motos y motoqueros que está cumpliendo 10 años de su creación.

Zorrinos de Añatuya se prepara para celebrar el Día del Niño con una movida acorde a las disposiciones sanitarias. “Nuestra agrupación tiene un costado solidario que en los inicios era más frecuente. Al no tener sede social se nos complicó pero ahora estamos retomando la idea de tratar de ayudar, más que nada en este contexto tan difícil para tantas familias. Este año, para el Día del Niño, queremos hacer algo para ellos. Por eso estamos pidiendo donaciones de golosinas o juguetes. La sonrisa de los niños nos devuelve la alegría a todos y esa es la meta, sacarles sonrisas obsequiándoles una golosina o un juguete y dentro del marco de cuidados que debemos tener por la pandemia salir a repartir en nuestras motos para que puedan sacarse una foto. Eso es lo que pensamos y para lo cual necesitamos la ayuda de nuestra solidaria comunidad de Añatuya”, indicó Juan Pablo Farias.

Zorrinos de Añatuya es una agrupación de motos y motoqueros que está cumpliendo 10 años de su creación. Empezó con cuatro integrantes, que unidos por el hobby de los motores, las motos, los paseos, viajes, la forma de sentir de manera diferente la vida y de conocer los lugares más bellos del país, comenzaron a juntarse.  Así arrancó la amistad entre los integrantes y poco a poco fueron sumándose nuevos integrantes. Actualmente está formado por 11 motoqueros.

Las donaciones podrán hacerlas llegar a su sede ubicada en el ingreso a Añatuya sobre calle Gottau, primera cuadra mano derecha. O a cualquiera de los integrantes del grupo como Gabi Vargas, Dani Correa y el propio Farías. “Nos escriben por Facebook y nosotros pasamos a buscar con gusto las donaciones”, indicó.

Historia

 “En estos 10 años hemos recorrido muchos lugares del país, muchas provincias como siempre llevando la bandera de la ciudad de Añatuya. Hemos andado ya más de 60.000 kilómetros de viajes y experiencias grupales”, contó Juan Pablo Farias, integrante del grupo.

“A lo largo del camino tuvimos muchas experiencias. Los viajes más recordados son a Bel Ville en Córdoba, donde transcurre un encuentro anual de motoqueros. Se juntan motociclistas de todo el país y donde tenemos muchos amigos que abrazamos la misma pasión. Por eso recorremos los 600 kilómetros que nos separan para compartir esta pasión con todos esos amigos. El otro viaje que hacemos todos los años es a Jujuy, Salta y Tucumán donde recorremos los Valles Calchaquíes, Tafí del Valle, Cafayate y otros lugares del norte con rutas muy lindas y un paisaje único. El norte argentino nos encanta por su belleza”, explicó.

Además agregó: “Cargamos las pilas todo el año con esos dos viajes. Lo hacemos siempre con todas las precauciones del viaje. Siempre viajamos con mucho respeto por lo que hacemos porque la idea es andar mucho tiempo en moto y no poco tiempo fuerte. Ese es nuestro lema. Social y gusto personal”.

Más Noticias de hoy