El desagüe de la Jujuy, la obra tantas veces prometida en la capital

Se posterga una solución definitiva al problema del escurrimiento de agua en la zona céntrica.

Las redes sociales se convirtieron ayer en un polvorín de quejas de parte de ciudadanos que una vez más -debido a la torrencial lluvia- tuvieron serias dificultades para transitar por el centro de la capital santiagueña.

Una de las zonas que más se perjudica y que sigue sin solucionarse, es la calle Jujuy en su trayecto de avenida Belgrano antes de llegar a la autopista de Santiago a La Banda, ya que cada vez que se producen fuertes precipitaciones –como la de ayer y hoy–, se vuelve literalmente imposible transitar por el centro y esto obliga a los transeúntes y conductores de vehículos a realizar todo tipo de maniobras incomodas para llegar a destino.

Y la postal más dura de ayer, fue la que se vio a la tarde, y la padecieron de nuevo padres y alumnos del colegio San Jorge y el Colegio Belén, que se veían impedidos de poder circular por la vereda, ya que el agua lo imposibilitó todo.

Desde hace años que la comuna capitalina gestiona fondos para la construcción y mejora del desagüe de calle Jujuy –al menos desde la gestión de Hugo Infante (f) –, pero nada se sabe si la actual intendenta, Norma Fuentes, tiene algún avance de anteproyecto para encarar esta obra más que necesaria, atento a que permitiría brindar una solución definitiva al problema del escurrimiento de agua en días de lluvia, en un punto neurálgico de la ciudad.

El municipio capitalino informó ayer que el sistema de desagüe a cielo abierto “tuvo un comportamiento aceptable, aunque se vio obstaculizado el escurrimiento del agua por las bolsas y botellas de plástico que fueron arrojaras de manera desaprensiva”.

Si bien no se pone en tela de juicio la desaprensión de los transeúntes que arrojan todo tipo de residuos sin respetar la correcta disposición de los descartes en tachos de basura, pero es necesario agilizar con esta obra de desagüe para solucionar definitivamente la acumulación de agua en ese sector, como se hizo en su momento en otras zonas de gran afluencia de tránsito como la avenida Alsina.

Se trata de obras de desagüe que tienen una importante erogación económica y de compleja ejecución, ya que las empresas a cargo de este tipo de trabajos, se encuentran con cañerías que no están registradas en los organismos, por lo que resulta dar una solución también a esos problemas que surgen a medida que la obra avanza.

El centro de Santiago quedó bonito con las importantes obras de renovación de veredas y espacios verdes, repavimentación, luces led y demás, pero de nada sirve si se sigue inundando y creando inconvenientes difíciles de sortear, debido a los desagües que funcionan mal porque ya cumplieron su ciclo.

Más Noticias de hoy