Monseñor Vicente Bokalic, ofreció un profundo análisis sobre las recientes cifras de pobreza en el país

MONS. VICENTE BOKALIC: "La pobreza, desgraciadamente, no es algo nuevo"

El obispo diocesano de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic, ofreció un profundo análisis sobre las recientes cifras de pobreza en el país, reveladas por el Observatorio de la Deuda Social de la UCA. Lamentó que “detrás de cada número, hay una persona” y llamó a aquellos con poder de decisión a adoptar una mirada más sensible hacia quienes sufren marginación y postergación en Argentina.

Monseñor Bokalic enfatizó la posición de la Iglesia, que es “estar cerca de los que más sufren” en este momento y “articular acciones”, ya que la institución tampoco tiene los recursos necesarios para llegar a todos los necesitados.

“La pobreza viene creciendo hace tiempo, desgraciadamente no es algo nuevo. Los números alarman y detrás de cada número hay una persona. Esta es una estadística de los especialistas en economía, pero nosotros estamos en asistir a los más necesitados y en tratar de llegar a aquellos que no tienen nada, para que los políticos puedan encontrar los caminos para revertir esta pobreza”, subrayó el obispo.

Monseñor Bokalic lamentó que “en estos últimos años los números han ido creciendo”, lo cual representa “un gran desafío para toda la dirigencia y todas las fuerzas sociales”.

“Evidentemente es responsabilidad de los políticos, de los economistas, de los que tienen poder de decisión. Hay políticas con las que no coincidimos, y no coincidimos con un Estado que atienda solamente la parte material o vea solamente los números. Pedimos que se agregue lo que necesita cada ser humano, porque hay sectores muy postergados, como la niñez, los enfermos y los ancianos, que el Estado no puede abandonar, aún en tiempos de crisis”, explicó.

Monseñor Bokalic resaltó que la misión de la Iglesia es estar presentes, cerca, brindando asistencia y ayudando con distintos proyectos y planes. “Nosotros no tenemos los recursos para llegar a todos, pero estamos reclamando que las autoridades encuentren caminos para frenar y revertir esta situación de pobreza con un ascenso social para toda la gente. La Iglesia pide una mirada más sensible para estos sectores, es lo que venimos diciendo siempre, esa es nuestra prédica constante”, enfatizó.

Consideró que frente a esta situación, las políticas deberían estar orientadas a “atender a los que están al borde del camino, con una mirada sensible y solidaria, de justicia y dignidad humana. Este es el reclamo que hacemos a las autoridades con poder de decisión”.

La Gente Busca la “Fortaleza de la Fe”

Consultado sobre si en estos momentos de angustia la gente busca más refugio en la fe, monseñor Bokalic afirmó que la presencia en las celebraciones de la Iglesia sigue siendo fuerte.

“La gente sigue concurriendo a nuestras celebraciones. Una muestra de esa necesidad de consuelo fue la presencia en Mailín, a pesar de la crisis tan grande que estamos viviendo, por la falta de trabajo y el encarecimiento de los servicios. Ha llegado mucha gente al santuario, superando las expectativas de este tiempo”, señaló.

Monseñor Bokalic concluyó diciendo que “evidentemente, la gente necesita el amparo y la fortaleza para seguir luchando. Nosotros, desde esa recepción, ayudamos también a la gente, provocando la solidaridad, trabajando juntos, y estando atentos a donde más necesidades hay. En medio de la desesperanza, de la tristeza, recurren más a Dios, y es nuestra tarea recibirlos, acompañarlos y animarlos. No tenemos las soluciones, pero podemos hacer algo para paliar la situación de tantas familias que están pasándola realmente muy mal”.

Fuente: EL Liberal

Más Noticias de hoy