El Gordo Córdoba, de asador a herrero, oficios de la pandemia

En nuestra zona son reconocidos los asados con cuero tradicionales de José Córdoba, hombre que desde muy temprana edad se dedica a esta exquisitez gastronómica y que le trajo muchas alegrías y gratificantes premios.

Pero la pandemia que comenzara en marzo y sus consecuencia en lo que hace a reuniones sociales hizo mella en su trabajo gastronómico, por lo que José tuvo que volver a un hobbie que se transformó en una fuente laboral en estos tiempos, como muchos, se tuvo que reinventar.

Y es así que luego de 44 años dedicado a ese arte del asado con cuero, tuvo que convertir un pasatiempo en una fuente de ingreso; cuchillos, maceteros, parrillas, canastos, discos, todo lo que es el arte de la herrería en baja escala; “no me quiero dedicar a cosas grandes porque no me da el espacio ni el tiempo” nos dice el Gordo.

“Siempre gracias a Dios tengo trabajo, desde que me levanto ya estoy en actividad tanto así que he pensado en dejar mi antigua profesión de asador para dar paso a nuevas generaciones y dedicarme al trabajo de herrería” nos manifestaba emocionado el Gordo Córdoba.  

Esta pandemia sirvió para realzar aptitudes como en este caso, que es importante dar a conocer para brindar a nuestros jóvenes un ejemplo de trabajo a pesar de las complicaciones y adversidades de estos tiempos tan particulares.

Más Noticias de hoy