La Diócesis de Añatuya celebra 59 años de creación y el Monasterio Madre de Dios, 40

Esta diócesis nació por una decisión del Papa San Juan 23.

Este 1° de octubre es de doble celebración para los santiagueños que habitan en el territorio perteneciente a la Diócesis de Añatuya: se cumplen 59 años de creación del Obispado y 40 años de creación del Monasterio Madre de Dios y de la presencia de la Congregación Dominicas de Clausura.

Esta diócesis nació por una decisión del Papa San Juan 23 y por el servicio misionero de tantas personas generosas y entregadas, encabezadas por el primer obispo Jorge Gottau, quien hoy es Siervo de Dios en su proceso de canonización.

Aquel 1º de octubre de 1961 se consolidaba la creación de la nueva diócesis con la llegada de Mons. Jorge Gottau a la ciudad de Añatuya y fue recibido por el calor, la tierra y la calidez de los santiagueños. Cuentan que el obispo recién llegado estableció su primera vivienda en un lugar prestado en el viejo hospital zonal.

Al poco tiempo arrancaría su obra con la primera gira por aquellos caminos intransitables de su diócesis en la que solo tenía señaladas 7 parroquias e intento visitarlas a todas. Le demandó mucho tiempo y fue más allá motivado por el deseo de conocer a fondo la realidad en la que debía pastorear.

Encontró enormes distancias y urgentes necesidades con mucho abandono, donde faltaban escuelas, postas sanitarias y personas y estructuras para responder a semejante desafío. “Faltaba todo y había que buscar”, pensaba el obispo Gottau, que no se achicó al desafío.

Con el tiempo puso en marcha los dos pilares de la pastoral: Caritas y Catequesis con sueños que encaminaron su misión pastoral. Busco la llegada de las primeras religiosas y sacerdotes como las Hijas de la Caridad o Vicentinas con las que arrancó toda la obra y se sumaron muchas otras congregaciones. Siguieron los laicos misioneros de Europa y de Argentina.

En su saludo a los fieles de su diócesis, el actual obispo José Luis Corral destacó: “Hoy celebramos un aniversario más de la dedicación de nuestra Catedral de Añatuya, celebramos los 40 años de presencia del Monasterio Madre de Dios de las Monjas Dominicas en nuestra Diócesis. Hoy compartimos esta acción de gracias con todas nuestras comunidades y nos unimos en la eucaristía para pedir por nuestra misión evangelizadora en estas tierras santiagueñas”.

“Que el Señor nos bendiga y haga fecunda la entrega de tantos hermanos y hermanas que nos han precedido y de quienes hoy nos acompañan. Que nuestra Madre del Valle, San José y San Francisco Solano, nos estimulen en el cumplimiento de la voluntad de Dios con disponibilidad y docilidad. Que el Siervo de Dios, Mons. Jorge Gottau, nos inspire a ser perseverantes en el anuncio de la Buena Nueva y en el servicio del Reino”, expresó.

Más Noticias de hoy