Estudiante creó un sistema para monitorear el embalse termeño

 Con un genuino compromiso hacia la universidad pública que lo formó, aplicando su saber para intervenir en una problemática histórica de Santiago del Estero, y siendo parte de una generación de profesionales decididos a preservar el medio ambiente, José Ignacio Alba, tesista de la carrera de Ingeniería en Electrónica, creó un sistema de monitoreo de la calidad del agua, aplicado al embalse de Termas de Río Hondo, en donde el drama de la contaminación parece volver a ser noticia.

Este dispositivo electrónico permite conocer en tiempo real, los parámetros que miden la calidad del agua y, de esta manera, advertir tempranamente sobre la llegada de afluentes contaminantes y actuar en consecuencia.

Su trabajo cuenta con el apoyo del equipo de expertos del Instituto de Investigación y Desarrollo Aplicado de Hidrobiología Ing. “Néstor René Ledesma”, de la ciudad de Las Termas de Río Hondo, el cual está abocado diariamente al monitoreo de las aguas del embalse.

Según explica su creador, el prototipo simula una “balsa” – que con el tiempo se transformará en una boya- integrada por cuatro sensores que miden oxígeno disuelto, saturación, conductividad eléctrica, total de sólidos disueltos, salinidad, gravedad específica, temperatura y PH del agua. Además, cuenta con un sistema de alimentación autónoma, es decir, que no funciona conectado a la energía eléctrica, sino que se mantiene con una batería y un panel solar.

Pero la innovación va mucho más allá. El dispositivo creado por José Ignacio Alba “tiene en su interior varios módulos que permiten el posicionamiento mediante un GPS, la comunicación celular y el envío a una plataforma en internet de todos los datos analizados en el agua”. En otras palabras, estas “balsas” podrán ser colocadas en distintos puntos estratégicos del embalse y aguas arriba, para monitorear en tiempo real. Algo que actualmente se realiza de manera manual.

¿Cómo se recogen los datos enviados por estos dispositivos? El proyecto de Alba incluye una aplicación celular, a través de la cual, “se efectúa la configuración y la recepción de los datos. Mediante este sistema se puede determinar cada cuántos minutos se realiza la medición y recibir alertas por diferentes medios, de posibles cambios en los niveles normales del agua, que puedan dar indicios de contaminación y daños en este ecosistema”.

El estudiante de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnologías dedicó mucho tiempo al estudio de la problemática de la contaminación del embalse y la mortandad de peces. Esta vocación de servicio y el deseo de volcar su profesión también a la defensa del medio ambiente, lo llevó a lo que hoy es su proyecto final de tesis, que lo acreditará como ingeniero en Electrónica.

Su mirada sobre la educación superior pública recibida en la UNSE, se corresponde con su compromiso con la sociedad que la sostiene. “La Universidad es de todos, y el esfuerzo que se hace para que podamos estudiar es algo que como profesionales tenemos que retribuir”, dijo José Ignacio Alba al tiempo que reafirmó que su proyecto de tesis “buscar cuidar un recurso de la provincia, brindar apoyo al trabajo que ya se viene haciendo, complementarlo, uniendo saberes y experiencias”.

Más Noticias de hoy