INTA acompaña planes de MBGI para sistemas de producción sostenibles

MBGI propone la cría de ganado bovino en consonancia el uso racional y la conservación del bosque nativo y su biodiversidad.

Juan Pedro Astegiano es productor y propietario del establecimiento San Juan XXIII, ubicado en el paraje Tobas, en el departamento Juan Felipe Ibarra. Allí se encuentra uno de los planes experimentales de Manejo de Bosques con Ganadería Integrada (MBGI), cuya acción propone la cría de ganado bovino en consonancia el uso racional y la conservación del bosque nativo y su biodiversidad, basándose en la adopción de tecnologías de bajo impacto ambiental. Su campo posee 3.332 hectáreas de las cuales 2.318 fueron autorizadas para habilitar bajo el formato de MBGI.

El pasado lunes, dicho campo fue visitado por técnicos de INTA: la directora de EEA Quimilí Ing. Agr. Graciela Leguizamon; la Ing. en Recursos Naturales Josefina Uribe y el Ing. Agr. Ariel Tamer, jefe de AER Añatuya e integrante por INTA del Comité Técnico Provincial de MBGI.

Josefina Uribe explicó el sentido da la visita: “El objetivo del productor es que a través del acompañamiento de INTA se pueda ajustar la integridad del monte y acompañar monitoreando a través de indicadores propuestos en MBGI, indicadores ambientales, evaluar heterogeneidad de ambientes, números y abundancia de especies diversidad biológica e indicadores productivos como producción forestal y ganadera a través de la oferta forrajera. La idea es ir comparando con transectas en distintos sitios como en el MBGI y otras en la reserva para comparar si vamos por buen camino con la reserva y en el MBGI”.

Campo para ganadería

Actualmente llevan ejecutadas 400 hectáreas del plan. Astegiano indicó como expectativa “poder lograr allí un parque ganadero en el que las vacas tengan buena sombra, pasto tierno, protección de las heladas y realizar el ciclo completo del animal”. Además, amplió: “Queremos criar terneros, con esa reserva que hagamos en la parte limpia lograr terminar los animales para enviarlos directamente a mercado. Esta metodología nueva, es un plan experimental y vamos viendo y adaptándonos a medida que vamos conociendo los problemas. Tenemos un poco de miedo de que se nos arruinen los toros porque crecen muchas especies que tienen muchas espinas y eso pueden enfermar los animales. Estamos viendo la manera de encontrarle la vuelta para el entore, hay alternativas que estamos manejando y aprendiendo en el camino”.

Ariel Tamer resumió la participación de INTA Quimilí en este tipo de sistemas. “Formamos parte del Comité Técnico Provincial junto a otras entidades del medio y nos ocupamos de lo estructural de los proyectos y elevar propuestas técnicas para mejorarlos. A nivel local estamos promoviendo estos planes porque lo consideramos como una de las mejores opciones que se presentan para las franjas semiáridas, también estamos haciendo el seguimiento necesario para obtener información, difusión y acompañamiento a los productores que están llevando adelante estos proyectos”.

Para el productor resulta fundamental contar con la ayuda de INTA y la Dirección de Bosque. “Entre todos vamos a intentar que salga lo mejor posible”, sentenció.

Graciela Leguizamon indicó que la Experimental que dirige tiene especial atención en esta prueba piloto puesto que de los cinco planes experimentales que están en marcha en Santiago del Estero, todos están en el área de trabajo de EEA Quimilí. “Nuestra Experimental tiene ejes de trabajo como gestión sostenible de los recursos naturales e intensificación sostenible de sistemas productivos. Un campo como este une las dos partes”, graficó.

“INTA Quimilí tiene como visión de trabajar para que los sistemas de producción sean sostenibles para que nuestros recursos naturales se gestionen de una forma que no los ponga en riesgo. También es importante reconocer la visión de los productores de trabajar ya no divorciados con el bosque sino manteniéndolo y haciéndolo productivo, es ahí donde hay un gran desafío para INTA de hacer productivos todos estos montes. Manejarlos de tal manera que tengamos producción. Santiago del Estero es una de las regiones que tiene mayor cantidad de ganado bovino y esto tiene que seguir produciéndose, pero de una manera sostenible. Reconozco el esfuerzo que hacen los productores porque todo esto se hace a pulmón, reconozco que hay un cambio de visión en la forma de trabajar, respetando el medio ambiente y profundizando cada vez más esta idea”. A modo de compromiso para con este manejo precisó que “El gran desafío que tiene INTA es poner en juego producción, sostenibilidad, rentabilidad y analizar todos los indicadores, basados en esta información hacer las recomendaciones técnicas y las nuevas propuestas. Será el trabajo que realizarán los técnicos de manera articulada entre extensionistas e investigadores, productor y los organismos de contralor.  Lo que se investigue tiene que llevarlo al campo y en alianza con el productor. Esa es la visión de INTA Quimilí y de los productores que están en esta región”.

Más Noticias de hoy