Vandalismo al máximo: destruyeron todos los equipos de Radio Solidaridad

El titulo no exagera. No hay palabras para ilustrar el daño que se les hizo a los equipos transmisores de Radio Solidaridad. Hubo que andar el monte cercano para encontrar los restos del destruido  transmisor de la radio perteneciente al Obispado de Añatuya.

Vandalismo al máximo: hicieron un boquete en el techo, extrajeron una pesadísima reja y se metieron al interior de la planta. Allí, buscando cobre en los equipos, fueron rompiendo uno a uno costosos equipos de transmisión y no conforme con ello, como hormigas, sacaron los restos al exterior para poder romperlos y extraer algo más de cobre. Lo paradójico es que por tratarse de equipos con tecnología de avanzada no llevan mucho cobre (a lo sumo habrán rescatado menos de un kilogramo) pero el daño causado económicamente es incalculable. Dejaron a la única radio de amplitud modulada del interior santiagueño sin poder transmitir y vaya uno a saber hasta cuándo porque para volver a hacerlo habrá que comprar nuevos equipos como mínimo.

Esta emisora ha sufrido a lo largo de si vida incontables robos pero siempre los equipos se mantuvieron intactos y funcionando. Esta vez pegaron en el corazón mismo de la radio. La dejaron sin voz. Paradójicamente nunca se recuperó lo robado y mucho menos hubo autores identificados.

Soy integrante de esta radio, imaginen el sentir de todos los que hacemos diariamente este medio de comunicación. Es mucha la bronca y la impotencia ante tanta maldad y vandalismo. No hay respuestas ante tanto daño causado. Privaron a miles y miles de personas de ser acompañadas en su soledad en montes, pueblos y ciudades.

Una vez más y sin autores identificados. Una vez más y sin posibilidades de rearmar lo destruido. Una vez más y sin fecha posible de vuelta. 

Más Noticias de hoy