Uno por uno los puntos del protocolo de Aula Segura a aplicarse en Santiago del Estero

La implementación de este protocolo es posible gracias al impacto de la histórica campaña de vacunación contra el covid-19.

En una reunión conjunta de los Consejos Federales de Salud y de Educación, se aprobó el protocolo denominado “Aula Segura” para la prevención y control de la Covid-19 en los establecimientos educativos de los niveles inicial, primario y secundario de todo el país.

De cara al inicio del próximo ciclo lectivo, que en Santiago del Estero será el próximo 2 de marzo, esta decisión ya fue ratificada por las ministras de Salud, Natividad Nassif y de Educación, Mariela Nassif.

El protocolo de seis ejes para el inicio de clases en el contexto de la pandemia de Covid-19 que incluye asistencia cuidada, vacunación, uso apropiado del barbijo, ventilación, higiene y distanciamiento social.

El objetivo es garantizar 190 días de clase en todo Santiago del Estero, con presencialidad plena y continua.

Las ministras de Santiago, destacaron que la implementación de este protocolo “es posible gracias al impacto de la histórica campaña de vacunación que desarrolló la provincia y el país, tanto en docentes como en niños, niñas y adolescentes” e instaron a “completar los esquemas de vacunación”. 

Cobertura de vacunación en Santiago

Hasta el 3 de febrero en Santiago del Estero, la cobertura de  vacunación en niños y niñas es del 95% con primera dosis y 77% con segunda dosis. En tanto en adolescentes de 12 a 17 años, el 98% cuenta con primera dosis y el 81% con segunda dosis.

El Gobierno provincial recordó que todos los vacunatorios permanentes están abiertos y cuentan con todas las vacunas disponibles, tanto los de Capital y La Banda como los hospitales del interior de la provincia.

Los niños y niñas de 3 a 11 años también pueden vacunarse en las UPAs y CAPs de Capital y La Banda.

Uno por uno los puntos del protocolo a aplicarse en Santiago del Estero:

Las pautas buscan ser sencillas, posibles y tendientes a garantizar la presencialidad plena en condiciones de pandemia.

Entre otras medidas, el documento establece que la escuela deberá recabar la información sobre la inmunización contra COVID-19 de toda la comunidad educativa, así como la del calendario nacional de vacunación.

Si bien se eliminan las burbujas, ante la presencia de síntomas o malestar general -asociado o no al COVID-19-, el personal y los alumnos no deben acudir a clases y deben permanecer en aislamiento siguiendo los criterios vigentes.

En caso de que no sean compatibles con COVID-19, luego de 24 horas sin síntomas podrán volver a la escuela, pero ante la presencia de casos confirmados se debe cumplir el aislamiento previsto, así como las medidas dispuestas ante contactos estrechos según la condición de vacunación.

La sospecha y confirmación de casos no implicará necesariamente el cierre del aula ni la interrupción de la presencialidad.

Frente a sospechas de brotes (al menos tres casos confirmados en el aula asociados epidemiológicamente en un periodo igual o inferior a 7 días), la autoridad sanitaria realizará la evaluación de riesgo pertinente y se encargará de definir en conjunto con las de educación las medidas a adoptar.

A partir de primaria, el uso de barbijo es obligatorio y debe estar bien ajustado a la cara durante toda la jornada educativa en espacios cerrados.

La ventilación deberá ser cruzada y constante, se deben higienizar regularmente los ambientes y mantener una adecuada limpieza de manos, y se priorizará la distancia en los momentos en que no se utilice barbijo.

Más Noticias de hoy