Abigail está grave y la trasladaron a su casa

Se encuentra en grave estado y sus padres decidieron trasladarla a su casa en Las Termas de Río Hondo.

Abigail Jiménez, la nena de doce años enferma de cáncer que tomó notoriedad cuando su padre la cargó en brazos para cruzar la frontera entre Tucumán y Santiago del Estero, se encuentra en grave estado y sus padres decidieron trasladarla a su casa en Las Termas de Río Hondo.

La niña había sido internada hace unos días en el CepSI (Centro Provincial de Salud Infantil) «Eva Perón» en Santiago del Estero.

A mediados del mes pasado, cuando la nena volvía de Tucumán con sus padres tras realizarse un control oncológico, en un retén policial en el puesto caminero de Yutu Yacu, en el límite entre Santiago y Tucumán, le impidieron seguir camino. Entonces su papá, Diego, la cargó en brazos y cruzó caminando el puesto policial.

El video con las imágenes del padre cargando a su hija se viralizó y la familia recibió la solidaridad de mucha gente que a ola vez criticaba el accionar de la policía Santiagueña. Hasta el gobernador Gerardo Zamora salió a pedir disculpas públicas por el hecho. El oficial Williams Sosa, que le había prohibido el paso a la niña, fue separado de la fuerza y actualmente está sumariado.

Carmen Jiménez, la mamá de la niña, contó ahora que la nena quiere «estar en su casa, en su cama», y afirmó que Abigail está conciente y pidió que rezaran por ella y para que Abigail no sufriera.

​En declaraciones a la prensa, de acuerdo a lo informado por Clarín, Carmen dijo que la situación de la nena es crítica. «Los médicos nos dijeron que nos preparáramos para lo peor, lamentablemente. Ella está lúcida, no está dormida, nosotros no queremos que la duerman», contó la mujer. Y agregó que por deseo de la niña y de ellos, los papás, la habían trasladado a su casa para que ahí pase su última etapa. «Pero le pedimos a la gente que siga rezando por ella», indicó la mujer.

Ahora se conoció la decisión de los padres de que sea trasladada a su casa en Las Termas de Río Hondo, 70 kilómetros al norte de la capital santiagueña.

Desde el Gobierno santiagueño se dispuso que un equipo médico con todos los insumos se instale en la casa de la niña. «El gobernador vino varias veces y llama constantemente para saber cómo está», dijo Carmen, la mamá.

Más Noticias de hoy