La experiencia de un médico santiagueño: “El plasma me permitió curarme de Covid-19”

Un médico urólogo santiagueño contó a Sur Santiagueño su experiencia en el hospital de Córdoba.

El médico urólogo Carlos Villarreal, es uno de los tantos profesionales de la salud que desde que comenzó la pandemia está en la primera línea de la dura lucha contra el coronavirus, batalla que vio interrumpida cuando hace algunas semanas contrajo Covid-19 y comenzó su experiencia como paciente afectado por esta enfermedad y que ya superó gracias a la utilización de plasma.

El doctor Villarreal, tiene 52 años, es oriundo de Brea Pozo (departamento San Martín) y en la actualidad vive junto a su familia en la ciudad de Alta Gracia, provincia de Córdoba, donde este 7 de octubre se reincorporó a la planta de profesionales del Hospital Regional Arturo illia, en esa ciudad cordobesa, y trabajó en el prestigioso Instituto Oulton.

El médico, quien durante varios años fue jefe del Servicio de Urología del Hospital Córdoba, uno de los centros de mayor prestigio en el país, no era un paciente de riesgo, ni con enfermedades preexistentes y totalmente sano, hasta que el 11 de septiembre pasado tuvo los primeros síntomas de Covid-19 y dos días después dio positivo para la enfermedad.

“En este momento, empezó otra historia, ya que a los 8 ó 9 días del primer síntoma se me complicó con una Neumonía. Ahí, ingresé en el 10 por ciento de las personas con coronavirus que realiza una complicación respiratoria, lo que me llevó a una internación en Terapia Intensiva, porque algunos parámetros de laboratorio no estaban bien y necesitaba controles y cuidados más estrictos”, recordó el médico.

En cuanto a la evolución de la enfermedad, señaló: “La sensación es rara. Yo nunca tuve fiebre, ni me faltó el aire, pero uno siente que el virus te está haciendo daño. Me dieron antibióticos endovenosos y dexametasona, que son de las pocas cosas que están probadas que funciona para el coronavirus, y a las 48 horas me pasaron plasma”.

En este punto remarcó: “Los terapistas no esperaron que mi situación se agravara para pasarme plasma, por eso creo que mi caso funcionó muy bien. Me colocaron dos bolsas de 27 cc cada una, cada 24 horas. Yo lo recibí el 24 y 25 de septiembre. La primera noche me sentí mal, donde uno se da cuenta que en tu organismo se está librando una pequeña guerra. Ya cuando las horas pasan, te vas sintiendo mejor y cuando a las 24 horas te colocan la segunda bolsa, sabes que funcionó”.

“Ahí no hay más daño y empieza la recuperación, como una reconstrucción de los daños de la guerra de los días previos. Yo el 26 salí de Terapia y a los dos días me fui de alta. En mi experiencia, el plasma fue determinante para mi mejoría”.

Como corolario a su experiencia, el doctor Villarreal, volvió este 7 de octubre a trabajar en su hospital, totalmente sano y dispuesto a seguir en la primera línea de la lucha contra el coronavirus.

Más Noticias de hoy