Vuelven los fieles a las celebraciones litúrgicas en Añatuya

Se autorizan las celebraciones comunitarias de los sacramentos, no pudiendo superar a 10 personas y asegurando una distancia de 2 metros entre las personas.

Mediante un comunicado firmado por el obispo José Luis Corral hoy se comunicó desde el Obispado de Añatuya la vuelta restringida de fieles a las celebraciones litúrgicas bajo un estricto protocolo que incluirá un máximo de 10 personas para participar de los sacramentos como la Eucaristía y otros. A continuación compartimos el comunicado oficial.

Teniendo en cuenta las disposiciones de nuestras autoridades provinciales y los protocolos presentados para el funcionamiento de lugares de culto y conscientes del inestimable beneficio de los auxilios de la fe y de los sacramentos para la comunidad creyente que acompañamos, con alegría volvemos a reanudar algunas actividades eclesiales.

Ello lo aguardábamos y era algo muy deseado por todo el Pueblo fiel de Dios. Todo este tiempo hemos manifestado el anhelo de poder volver a las celebraciones litúrgicas en los templos con los fieles; ya que son espacios genuinos donde se nutren y fortalecen la fe, la esperanza y el amor.

Nuestra fe la vivimos, básicamente, en comunidad y allí reconocemos la presencia viva y actuante el Señor Resucitado. Que el volver a sentarnos en torno a la mesa de la Palabra y de la Eucaristía sea fuente de bendición para nuestro pueblo y nos alcance la salud de alma y cuerpo.

Las expresiones religiosas no pueden analogarse a una mera reunión social como un espectáculo público o a cualquier aglomeración con fines recreativos o comerciales. El culto religioso ayuda a acompañar y a sostener a las personas en sus procesos vitales de fe, y con más razón cuando las circunstancias están signadas por el miedo, la desazón, la soledad o la angustia como pueden ser las actuales.

Las celebraciones litúrgicas con la asistencia de fieles se deberán realizar ordenadamente y respetando las consignas sanitarias actualmente vigentes; no subestimamos la peligrosidad del virus y las complicaciones de esta pandemia, seguimos insistiendo en que debemos estar atentos en el cuidado y en el distanciamiento social.

Desde este miércoles 23 de septiembre retomamos las celebraciones comunitarias en los templos de la Diócesis y apelamos a la responsabilidad de los pastores y de los fieles para ajustarnos a las disposiciones, conservar la unidad de criterios y la prudencia en bien de todos.

1.- Los templos podrán abrir sus puertas de lunes a domingo de 08:00 a 12:00 horas y de 17:00 a 21:00 hs. (o los horarios que rijan en cada departamento o municipio)

2.- En su interior se podrán realizar las siguientes actividades: a) Oraciones individuales. Adoración eucarística. b) Confesiones. c) Ayuda y orientación espiritual individual. d) Celebración de la Santa Misa, Bautismos, Matrimonios.

3.- Se autorizan las celebraciones comunitarias de los sacramentos, no pudiendo superar a 10 personas y asegurando una distancia de 2 metros entre las personas. El sacramento de la reconciliación podrá celebrarse en lugares donde se guarde la distancia mínima necesaria (2 metros) sin que perjudique a la confidencialidad.

a) Se puede disponer para cada celebración de un servicio de anotación previa u otro que se considere más adecuado según los contextos. Cuidar que una vez completado este número no ingresen más personas al recinto.

b) Multiplicar las celebraciones de la Eucaristía y ofrecer también celebraciones de la Palabra con comunión eucarística en diferentes horarios.

c) Si se cuentan con más de un sacerdote, se pueden hacer celebraciones simultáneas en espacios diferentes.

4.- Normas de bioseguridad: Se deben observar las normas de bioseguridad establecidas por el protocolo.

a. Se dispondrá de solución de agua con alcohol al 70% / alcohol en gel al ingreso del templo.

b. Se deberá concurrir con barbijo y/o tapaboca.

c. Se permitirá la permanencia de personas a dos metros de distancia una de otra. Deberán estar indicados con claridad los lugares que se pueden ocupar en los bancos para que las personas que ingresen guarden las debidas distancias.

d. Se recomienda realizar las celebraciones litúrgicas que no excedan una hora. Y si sigue otra celebración dejar un tiempo entre ambas de media hora para la limpieza/desinfección del lugar.

e. Las puertas y ventanas del templo deberán permanecer abiertas para permitir la ventilación del mismo, durante las horas de funcionamiento.

f. Se deberá evitar la manipulación de bancos, puertas, pasamanos, barandas y manijas. Delante de las imágenes benditas deberá colocarse una cinta o bancos a distancia suficiente como para evitar que se llegue a tocar, no se pondrá agua bendita en ninguna fuente o recipiente.

g. Se pide no asistir a los templos a los grupos de riesgo y a cualquier persona que presente síntomas compatibles con COVID-19. i. Se deberá colocar a la entrada y salida un trapo embebido en agua con lavandina para desinfectar el calzado.

j. Se deberá realizar la desinfección de los templos y lugares empleados antes de la apertura y una vez cerradas las puertas de ingreso.

k. Los responsables del templo colocarán cartelería con las medidas de bioseguridad que limiten el contacto físico y con objetos de culto.

5.- Otras disposiciones:

a. Los sacerdotes podrán asistir a los enfermos y en peligro de muerte con el Sacramento de la Unción de los Enfermos, guardando y respetando las normas de higiene que disponga el establecimiento sanitario (hospitales y clínicas). Si la asistencia fuera en el domicilio evitar los contactos con otras personas y realizar una prolija higienización al regresar a la Parroquia.

b. Los sacerdotes podrán asistir a los funerales siempre que la familia lo solicite, a través del rezo de un responso y/o una oración breve.

c. La Secretaría Parroquial podrá atender en algún horario dentro de esa franja de apertura del templo, guardando también las distancias indicadas

d. Continúan suspendidas las reuniones pastorales, grupos de oración, catequesis, para lo cual motivamos el uso de medios virtuales.

e. La atención a los pobres por medio de Cáritas, merenderos y comedores, continuará al modo en que se viene desarrollando.

f. Sigue vigente la dispensa del precepto dominical. Las personas mayores eviten exponerse ante posibles contagios y sigan la celebración eucarística desde sus casas a través de la televisión, páginas web o las redes sociales. Eventualmente, pidan a la parroquia que el sacerdote o un ministro extraordinario de la comunión les lleve la eucaristía.

Solicitamos que sigamos unidos en oración por la situación que estamos atravesando, pidiendo el fin de la pandemia y muy especialmente por los afectados con el virus y los agentes sanitarios. Nos confiamos a nuestra Madre, Ntra. Sra. del Valle, para que nos cuide y nos ayude a seguir caminando juntos, celebrando la alegría de nuestra fe en los sacramentos, en el servicio de la caridad y en el anuncio del mensaje de Jesús.

Añatuya, 23 de septiembre de 2020

Más Noticias de hoy