Un joven icañense fue becado por el Conicet para continuar su investigación

Gustavo Alejandro Salcedo quiere desde su lugar "ser agente de cambo".

Se trata de Gustavo Alejandro Salcedo quien se recibió de ingeniero en Alimentos en la Facultad de Agronomía y Agroindustrias de la UNSE y nació en Icaño, en el departamento Avellaneda.

Lo que llena de orgullo a su familia, amigos y a toda la localidad es que fue seleccionado para llevar a cabo una tesis doctoral a través del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), generando una enorme posibilidad de crecimiento profesional.

“Quiero contribuir de manera significativa al Área de la Ingeniería de Procesos, para que mi trabajo pueda ser consultado para resolver problemas industriales de ese rubro, y porque no otros. Es bueno dejar una huella en función de todo lo que uno aprende”, le contó Gustavo a Sur Santiagueño.

Además agregó: “En lo personal, podría decir que es un logro conjunto, ya que tuve la suerte de rodearme de gente muy buena, no sólo familiares, sino también amigos, compañeros de trabajo, personas de mi pueblo (Icaño), quienes se mostraron muy contentos cuando se enteraron lo acontecido”.

Gustavo se inscribió y fue seleccionado en la categoría KA5, Ingeniería de Procesos y Productos Industriales, ya que el tema de tesis, según comentó en diálogo con el Multimedio, será “Diseño óptimo de un lecho fluidizado cónico para la inactivación y deshidratación del grano entero de soja”, agregando que “es un proceso que puede aplicarse a nivel industrial, para la manufactura de la soja”. “En lo profesional es muy significativo, ya que nos encamina a una rutina organizada y con características únicas, que sólo pueden describirla quienes hayan pasado por ella”, explicó.

“Admiro a cada uno de los compañeros argentinos que emprendan este viaje, ya que es una oportunidad única, y particularmente creo que es un emprendimiento especial, en el que no sólo crece uno mismo, sino también nuestra Sociedad, nuestro País”, amplió sobre la beca obtenida. El calor de mi gente también impulsa a levantarme cada mañana con ánimos de aprender, crecer, avanzar. No sólo hablo del pueblo Icañense, sino de la Provincia de Santiago en su conjunto.

En lo personal piensa que cualquier joven, sin importar su procedencia puede lograr sus objetivos. “Para los jóvenes los invito a ser valientes y decir “NO” a lo que sabemos que no nos conduce a algo bueno y avanzar, recostándonos por la noche y pensando: “¿Qué hice hoy por mi vida?”.
Los jóvenes son inteligentes, lo único que falta es disciplina, y cambios de modelos a seguir”. En tal sentido cree que cada profesionales “debe ser verdadero agente de cambio ya que la sociedad nos necesita”.

Lo que pretende Salcedo es encontrar una solución a las problemáticas industriales planteadas con respecto a la materia prima mencionada.
Gustavo es una persona muy querida en su comunidad, ya que fue alumno de la Escuela Primaria N° 56 Absalón Rojas y cursó sus estudios secundarios en el Colegio Hipólito Yrigoyen, ambas instituciones de la localidad de Icaño, donde residen sus familiares y amigos, quienes se mostraron orgullosos por el logro obtenido.

Gustavo trabajó en industrias lácteas, conserveras, de catering, de Molienda, como auditor en estaciones de servicios YPF, y tiene experiencia en el campo de la electromecánica como parte de un emprendimiento familiar.

Sin duda alguna un orgullo para todos los santiagueños, al igual que Fiorella Cravero, de 31 años, oriunda de Selva, quien también ganó una beca. La misma obtuvo el primer lugar en el orden de méritos entre los postulantes a la beca a la que se presentó, y en marzo defenderá su tesis de Ciencias de la Computación, en lo que es un nuevo escalón para su futuro profesional con respecto a su formación.
Ambos santiagueños formarán parte del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, que es el principal organismo dedicado a la promoción de la ciencia y la tecnología en la Argentina.

Más Noticias de hoy