Marianella Farias venció los prejuicios sociales y sueña con grandes cosas en el fútbol

La añatuyense, entre el jueves y el sábado, fue parte de la filmación de un cortometraje en el mismísimo Estadio Único Madre de Ciudades.

Marianella Farias tiene 26 años y cursa el tercer año del Profesorado de Educación Física del Instituto Superior San Jorge en la Madre de Ciudades.

Su amor por el fútbol nació desde muy pequeña en su Añatuya, siempre le gustó jugar, aunque por entonces no había muchas chances para desandar esa pasión. Jugó en la escuela primaria, algunas veces en la secundaria y con amigas, aunque las pocas posibilidades eran mediante fútbol 5. Finalizar la secundaria y comenzar una carrera terciaria le dio la posibilidad de irse a vivir en Santiago y allí entabló vínculos que le permitieron sumarse a los entrenamientos del Club Atlético Mitre, en el popular barrio 8 de Abril, donde juega desde el 2015.

Estos días su rostro de hizo muy conocido gracias a las publicaciones periodísticas y fotografías viralizadas por su participación en la filmación de un cortometraje en el mismísimo Estadio Único con la participación de Sergio Coycochea.

Todo comenzó cuatro meses atrás con un video que le pidieron que filmara contando quien era, porque le gustaba el fútbol y otras cuestiones relacionadas. Hizo el video y se lo mandó a la delegada de Mitre. “Fuimos 12 las jugadoras que mandamos nuestros videos y solo seleccionaron a cinco, entre ellas a mí. Fuimos cinco de fútbol y una más del club que juega al cesto. Los días jueves, viernes y sábado trabajamos en el Estadio Único participando del documental que se filmó ahí”, expresó sobre la vivencia.

Fueron tres días de filmaciones con mucho tiempo de ensayos. Jueves y viernes filmaron varias escenas mientras que el sábado tuvieron la sorpresa al llegar al estadio y pudieron conocer y compartir con Sergio Goicoechea y el actor Marcelo Mazarelo, que también protagoniza el cortometraje.

Marianella tuvo el gran privilegio de poder conocer el Estadio Único todavía sin inaugurar y no solo eso, sino que pudo calzarse los cortos y disfrutar de su verde césped. “Ha sido increíble todo lo vivido. Conocer las instalaciones, pisar el campo de juego, estar ahí y tocar la pelota ahí fue algo hermoso. Todos estábamos enloquecidos con lo que veíamos”.

Y además contó: “La verdad que Goico fue muy buena onda, se portó muy bien con todos, no se negó a ninguna demanda nuestra como las fotos. Fue uno más de nosotros. Fue lindo compartir con él. Mucha información del corto no tenemos, pero han sido tres días muy lindos de trabajo, hecho con mucho compromiso”.

Su trayectoria

Siempre jugó al fútbol 5 y hasta fútbol 8 probó, pero nunca jugó en cancha de 11. “Antes no se hablaba mucho de fútbol femenino, no había mucha difusión. Hasta el día de hoy nos tenemos que rebuscar mucho en el tema del fútbol 11. Desde el 2016 tenemos nuestro espacio de entreno en el club Mitre. Ese año fue el de mayores competiciones, como un boom en cuanto al fútbol 11 femenino. Es complicado porque hay que andar mucho y no es nada fácil”, reconoció.

En Santiago el fútbol femenino tiene una Liga Femenina que este año no tuvo mucha actividad debido a la pandemia. Pero tampoco es sencilla la actividad. “Cómo todos los que queremos este deporte estamos extrañando la actividad muchísimo”, dice la añatuyense que ya conoció la gloria en Mitre, siendo campeona en el 2017 y en el 2018.

Marianella siempre fue delantera. En Mitre juega como 9 y a veces como 8. “Tengo muchos goles y un año, entre 2016 y 2017 finalicé como goleadora del torneo. Siempre se dan los goles”, dice.

Jugando la Liga Femenina enfrentó en el clásico a Central Córdoba. “Es una linda experiencia a pesar de que entre las chicas de Mitre y Central hay amistad, pero dentro del campo de juego se termina esa amistad. Fuera de la cancha nos llevamos muy bien. No tuve la posibilidad de hacerle goles porque siempre esos partidos son muy cerrados y de pocos goles”, compartió.

Está cursando el tercer año de su carrera y cuenta que entre sus sueños quiero que se dé el profesionalismo del fútbol femenino en su provincia- “Ojalá ocurra esto también en nuestra provincia. Es posible que se den estos pasos viendo todo lo que la AFA ha impulsado eso en Buenos Aires. Tener a clubes santiagueños compitiendo en los torneos más importantes puede traer esa consecuencia y ojalá se dé pronto”.

“Decir soy mujer y practico fútbol en Santiago del Estero no es sencillo. Al principio cuesta mucho. En otras épocas sufrí mucho por eso porque se discriminaba más. Se descalificaba por el hecho de ser mujer y lo primero que se decía era que eras machona, algo típico. Actualmente uno se siente más libre, hace lo que le gusta. Hay bastante inclusión en eso y creo que va cambiando”, relató.

A tono con ello no duda en dejar un mensaje para las chicas que sienten tanta pasión por hacer este deporte “Si jugar al fútbol es lo que más les gusta hacer, háganlo. Inclusive conozco muchas chicas menores que yo que juegan muy bien en Añatuya y son muy habilidosas con la pelota. Estoy seguro que si se animan y le gusta van a triunfar. El tema es avanzar y hacer lo que uno quiere y le hace bien”.

Marianella tiene un sueño personal. “Uno siempre aspira a poder jugar en primera, pero me voy sorprendiendo con las cosas que me van tocando día a día como esto del cortometraje. Siempre que se pueda ir avanzando hacía algo más grande daremos lo mejor. A la mujer le cuesta mucho más poder llegar más lejos y en eso el factor económico es muy condicionante. Las posibilidades siempre están, pero es muy sacrificado”, contó.

El apoyo de la familia es fundamental.  “Mi mamá y mi papa son incondicionales. Más mi mamá que siempre está conmigo y me acompaña a los partidos y que es muy querida por las chicas del equipo. La adoran. Es un pilar muy importante para mí”.

Más Noticias de hoy