La psicología Carla Luna hizo un análisis sobre la cuarentena y el impacto en la sociedad

Los casos de consultas por ataques de pánico aumentaron notoriamente.

La licenciada en Psicología Carla Luna que se desempeña como Psicóloga del Centro Integrador Comunitario Bandera y como docente, nos dio un análisis sobre la sociedad y la situación de Bandera frente al aislamiento por COVID-19.

“Como seres humanos necesitamos el contacto con el otro, somos a partir del otro”; porque si no viene la despersonalización de uno. Nos guía, nos enseña, aconseja, etc”. En la primera fase del aislamiento obligatorio, es ese contacto lo que se rompió en muchas situaciones. Los casos de consultas por ataques de pánico aumentaron notoriamente.

Emocionalmente afecta mucho el no poder encontrarte con ese par, con ese amigo, con ese familiar. Que se puede hacer? Hacer hincapié en la prevención. Tenemos las posibilidades de estar reunidos entre diez personas, pero tengamos prevención. Acá en Bandera gozamos de muchas libertades, no tenemos circulación de COVID19, gracias al trabajo que se viene realizando, como ser los controles en las entradas y salidas del pueblo, los aislamientos y seguimientos sanitarios a personas que llegan de otra provincia, los agentes que recorren las calles y llaman la atención de quienes quieren romper con las ordenanzas, etc. En las grandes ciudades no es así, cada dos cuadras te para un control, uno no siente esa libertad y tranquilidad.

La capacidad del ser humano para adaptarse hizo que ya no exista esa angustia vivida como en la etapa 1; el primer tiempo fue de angustia y sufrimiento porque recién estábamos asimilando lo que estaba pasando. Ahora nos encontramos con las actitudes de las personas de relajarse ante los cuidados. Y ahí es donde tenemos que hacer hincapié en la prevención. Porque lo asimilamos, pero no significa que ya no corramos riesgo.

Ahora viene empezar con los chicos esta asimilación del retorno a clases con una nueva forma de educación. Hay que tener en cuenta que a todos nos costó lo anterior, la digitalización de la escuela por así decirlo; como también les costó a algunos profesores la adaptación a ciertas herramientas tecnológicas, asimilar los nuevos conocimientos, las nuevas formas de enseñar para adaptar a eso. Ahora hay que adaptarse nuevamente a las clases presenciales con toda una dinámica distinta a la que se venían los años anteriores. Los niños y niñas no van a poder tener ese contacto, mejor dicho, esa cercanía con sus compañeritos y compañeritas. Es un proceso y hay que entenderlo como tal.

Hay que entendernos como sociedad que está atravesando una pandemia. Darnos cuenta de las condiciones con las que contamos en las etapas y los procesos que genera en todos nosotros y armarnos de paciencia.

Más Noticias de hoy