El Hogar de Cristo afianza su compromiso con la vida sufriente

Acompaña a familias y chicos vinculados al consumo de drogas.

Dos años y pocos meses de vida tiene el Hogar de Cristo Cura Brochero y desde su nacimiento viene acompañando la vida sufriente de jóvenes que han caído en el drama de las adicciones y de sus familias.

Consultado sobre el inicio de las actividades de este año, el párroco y responsable del hogar, Pbro. José Vera contó: “No ha cerrado nunca las puertas el hogar a pesar de estar en vacaciones. Seguimos trabajando, recibiendo la vida como viene, con los voluntarios y profesionales que prestan su servicio a los chicos que vienen de distintos barrios y que llegan tan lastimados por el flagelo de las drogas”.

Sobre la situación del consumo el sacerdote contó: “El flagelo de las adicciones es una triste realidad que no se detiene y por lo tanto en esa búsqueda de los chicos, con desesperación y en silencio, hay que atender, escuchar y brindar una ayuda para que puedan hacer un tratamiento más sistemático y salir del flagelo. Los chicos piden salir de ese flagelo que tanto los lastima a ellos y a sus familias”.

En estos dos años de trabajo el acompañamiento es con distintas actividades como talleres, deportes, folclore, artesanías en madera y otras actividades. Además, acompaña a las familias con visitas a los hogares. “Es muy dinámica la vida del Hogar de Cristo y es muy demandante esta actividad. Los chicos vienen con sus familias porque ellos también buscan contención y aprenden de otros, de la experiencia de otros padres que están en la misma situación”.

El Hogar abre sus puertas los lunes, miércoles y viernes de 18 a 22.30 horas. Asimismo, los sábados tienen el taller de huerta por la mañana.

“Invito a todos aquellos que quieran acercarse, charlar con los voluntarios y sumarse porque estamos para acompañarlos”, señaló el sacerdote.

Más Noticias de hoy