Una calle que guarda cientos de anécdotas y parte de la historia de Bandera

El sábado en un programa de la emisora FM San Francisco de esta ciudad incluyeron en su temario “La historia de la calle Mitre” para lo cual invitaron a uno de los protagonistas de aquel grupo de comerciantes quienes eran propietarios de los principales negocios del pueblo y que estaban enclavados en esa hoy añorada y recordada calle Mitre.

El invitado de nombre Orlando Trigiani de 83 años, oriundo de Alvarez, una pequeña población de la provincia de Santa Fe, recordó como llego a Bandera: “ Un amigo me invito para venir al norte en su camión, y le dije que sí, de esta forma conocí Bandera, por esas circunstancias de la vida demoramos más de una semana en volver a causa de la lluvia (en ese entonces las rutas eran de tierra), y me relacione con mucha gente, mucho de los cuales se convertirían con el tiempo en mis mejores amigos, ellos me dijeron que venga a Bandera que aquí había mucho trabajo. Y así fue que vine a vivir a este bendito pueblo y especialmente vivir en esa maravillosa calles Mitre”

Esta arteria fue durante muchos años en “centro” de la Ciudad, la existencia de los principales comercios hacia que sea paso obligado de los pueblerinos y los agricultores de la zona, con el tiempo la construcción y pavimentación de nuevas y amplias avenidas y el cierre de la mayoría de los negocios la fue convirtiendo en una calle más, aunque por esas cosas raras o misterios de la vida, ha cambiado muy poco su fisonomía a tal punto que en algún momento se intentó convertirla en “lugar histórico”

Orlando Trigiani, conto con mucha emoción algunas de las tantas historias de los que residían en esa calle, recordó que  todos fueron grandes amigos, que existía una excelente convivencia y que era común las bromas diarias las cuales se recordaban al otro día a la seis de la mañana, hora que se reunían para recordar sus picardías.-

Recorrer hoy la calle Mitre te obliga a caminar despacio, mirando las viejas construcciones y la mente te lleva inexorablemente a recordar los negocios de Santiago Antinori, Rolando Pistolessi, el hotel y confiteria de Juan y Cayetano Nuñez, la zapatería de “Zarquito”, el “nene Trigiani” Edmundo Weidmer, la tienda Rorema de Juna Leiva, la farmacia de don Victor Giannoni, el negocio de Fernando Pietrani y otros más que integraban ese centro comercial que dejo huellas imborrables y anécdotas que pasado el tiempo se convertirán en leyendas.-

Si tienes más de 50 años, hace la prueba, un día de lluvia, recorre esta calle muy despacio y si tienes suerte vas a escuchar algún cuento de Santiago, alguna historia de Rolando, tal vez el bullicio de los trucos en el bar de Juanillo, y el golpeteo del martillo de Zarquito, y entonces pensaras como muchos, este pedazo de historia va a cambiar su fisonomía por cuestiones de crecimiento, pero  permanecerá siempre en la vida del banderense.-

Los testimonios y recuerdos del “Nene Trigiani” serán comentados por mucho tiempo, una acertada idea periodística que sirve para aliviar los malos ratos y controversias de estos momentos que vive toda la población con el Covid-19-.

Más Noticias de hoy