clima

polaco 2

polaco 1

polacoEduardo Groh Riemersma, es un joven nacido en Bandera que tras sufrir la muerte de su perra dogo recibió de regalo de su suegro un perro rescatado de la calle y eso le cambió la vida: "Yo era un tipo que estaba concentrado en el trabajo y ahí fue que miré a los costados y me dije ¿qué hace este perro de dónde salió ? y ahí hice un clic y me encontré con situaciones terribles de perros rescatados".
"Agradezco mucho a mis amigos que me ayudan, porque, aunque yo soy de allá, esta es mi casa", afirma Eduardo. El montecito de los canichones atraviesa una difícil situación ya que deben abandonar el lugar en donde se encuentra funcionando. Eduardo, apela a la solidaridad de las personas para poder encontrar un lugar en donde pueda levantar nuevamente su refugio para animales.

La historia de los rescates
La manada corre libre por el montecito y se los ve muy felices, pero no siempre fue así. Detrás de cada uno de estos animales hay una historia de rescate que roza la muerte.
"La historia más dura es la de Fidel, porque un nene de 8 años le echó nafta y le prendió fuego, después tenemos a Bettina que fue rescatada en Venado Tuerto en Santa Fe de galgueros, también tenemos a Angelito que estimo que era un perro de alguna familia y lo llevaron al cementerio La Piedad y lo dejaron tirado ahi para que se muera y estuvo una semana llorando hasta que la señora Susana Villagra lo escuchó y lo rescataron para que Angelito termine aquí en El Montecito", nos cuenta Eduardo.
Ante la consulta sobre qué es lo que siente, afirma: "Yo me siento completamente libre y feliz, hoy la gente está muy enfrascada en el materialismo, pero yo dejo todo en el camino y consagramos nuestra vida a luchar por estos animales". Quedan pocos días porque dentro de poco, el refugio de animales se cerrará. La carrera es contra el tiempo. Los canichones y Eduardo necesitan una mano solidaria.

 

 

Deportes

Campo

Comunidad

Sabe más

Tapas de diarios

Ediciones impresas

tapa ediciones

Cotización Dolar